GASTRONOMÍA CON ALMA
Un día para compartir paisajes y sabores

Abrimos las puertas de nuestra casa para que disfrutes de una experiencia gastronómica, turística y agroecológica auténtica, en origen. Combinamos la cata de cabrito lechal, con la visita a la joya natural de este entorno: la laguna de Gallocanta.

Atendemos a familias, grupos de amigos, mediadores turísticos, adaptando la actividad a vuestra disponibilidad y a cada época del año. ¿Quieres dejar de lado las prisas y dar rienda suelta a tus cinco sentidos? Vamos a admirar, escuchar, oler, degustar y acariciar mi pequeño mundo.

¿Te vienes?

ADMIRAR

Gallocanta, un tesoro por descubrir

Por la mañana, os daremos la bienvenida en Berrueco, frente a la laguna de Gallocanta. Carmina, educadora ambiental, os ofrecerá algunas pinceladas sobre este espacio único. Daréis la vuelta en coche por la pista que la bordea, realizando varias paradas estratégicas en lugares idóneos para la observación de aves. 

Con un poquito de suerte, las grullas os estarán esperando. Disfrutaréis, además, de la presencia de flamencos, tarros, fochas, porrones, cigüeñolas y diversas especies de ánades. 

DEGUSTAR

Cabrito asado, en buena compañía

A mediodía llegará el momento de saborear nuestro producto estrella, el cabrito lechal asado a baja temperatura en sus propios jugos. Una cata deliciosa, que requerirá de vuestros cinco sentidos.

Irá acompañado de un aperitivo de bienvenida, abundantes ensaladas, postre, bebida y cafés. Una buena sobremesa está garantizada. ¡Buen provecho!

ACARICIAR

Un rato de pastoreo

Ya por la tarde, os enseñaremos nuestro mundo. Nos desplazaremos hasta el lugar en el que se encuentren las cabras y podremos caminar sus paisajes de chaparras.

Podréis contemplar el trabajo del pastoreo, conocer la labor de los perros, visitar las parideras, ver cómo se crían, acariciarlas y jugar con los choticos. Un recuerdo inolvidable, especialmente para los más pequeños.